Hipoclorito de Sodio: riesgos y precauciones durante el uso de productos químicos domésticos como mecanismo de desinfección y control en el avance del COVID – 19.

A medida que se intensifica el problema de salud pública a nivel nacional e internacional con el COVID-19, también crecen las noticias, rumores y comentarios sobre las sustancias, como el hipoclorito de sodio, que pueden implementarse para controlar de alguna manera el tan temible virus, situación que contribuye a incrementar la preocupación por la desinformación y el poco conocimiento técnico con el que cuentan las personas para que puedan evaluar la veracidad de una publicación o una noticia compartida.

Ante esa situación en particular es prudente hacer una serie de aclaraciones sobre el uso de productos químicos domésticos empleados para realizar actividades de desinfección, partiendo de la premisa que en muchos casos los usuarios de esas sustancias priorizan su “capacidad antiséptica” dejando de lado riesgos asociados a efectos a la salud para quien usa la sustancia o los riesgos por un mal almacenamiento.

Por estos días en varios hogares se hace uso de sustancias como como el hipoclorito de sodio (desinfectante) o productos a base de amonio cuaternario para realizar esos procesos de desinfección en artículos como la ropa o las zonas de tránsito desconociendo los mecanismos bajo los cuales esas sustancias pueden llegar a generan afectaciones a la salud.

PELIGROS A LA SALUD DEL HIPOCLORITO DE SODIO

La primera sustancia usada en esos procesos de desinfección en los hogares (hipoclorito de sodio), frecuentemente se consigue en el mercado en diluciones que están por debajo del 6% para el uso doméstico, bajo esas condiciones de dilución esa sustancia muchas personas la generalizan como una sustancia no peligrosa por ser de uso doméstico.

Sin embargo, existe una metodología de evaluación de peligros de sustancias químicas conocida como el Sistema Globalmente Armonizado[1] que ha sido usada por entidades como la Agencia Europea de Sustancias químicas y mezclas químicas ECHA (2020) quienes proponen la siguiente clasificación a partir de los parámetros de esa metodología.

  1. Corrosivo para la piel. Categoría 1B
  2. Peligro a corto plazo para el medio ambiente acuático. Agudo 1.
dermatitis aguda por uso de hipoclorito de sodio

Imagen 1. Dermatitis aguda.
Fuente: Enfermedades profesionales de la piel[2].

La interpretación que puede darse de esa clasificación seria definiendo esa sustancia como altamente corrosiva, por lo cual una exposición según la Organización de las Naciones Unidas (ONU, 2019) podría llegar a generar “destrucción de los tejidos de la piel, esto es, una necrosis visible a través de la epidermis hasta la dermis, en al menos uno de los animales sometidos a ensayo tras una exposición ≤ 4 h”.

Sin embargo, en los hogares usualmente esta sustancia no se emplea en la concentración inicial (cerca al 6%), se realizan diluciones en 1 litro de agua o más lo que reduce drásticamente la concentración de la sustancia, pero no deja de existir un riesgo de irritación en piel una dermatitis o algún otro efecto sobre los tejidos que puedan entrar en contacto.

REACCIONES PELIGROSAS DEL HIPOCLORITO DE SODIO

Otro de los riesgos que puede materializarse al hacer uso de esa sustancia está asociado a la mezcla con otros productos de uso doméstico como limpiadores y desengrasantes o la dilución de este en agua caliente, generando una alteración de las propiedades químicas iniciales del hipoclorito dando como resultado la liberación de gases de cloro al ambiente efecto que representa mayor riesgo que el uso del hipoclorito.

El cloro liberado se convierte en un agente altamente tóxico y puede ingresar de manera más rápida a través del tracto respiratorio, generando efectos irreversibles en esta parte del cuerpo.

La clasificación propuesta por ECHA (2020), donde se clasifica el gas cloro como una sustancia toxica aguda por inhalación, categoría 3, indica que el cloro tiene una CL50 (Concentración letal) entre 100 ppm y 500 ppm, esa cifra representa que una persona podría llegar a morir recibiendo menos de una cuarta parte de una gota de agua (valor representativo).

Por esa razón, se sugiere hacer uso del hipoclorito únicamente bajo diluciones en agua fría, nunca mezclar con otras sustancias a fin de evitar la generación de gases que puedan ser liberados.

mezcla de productos, productos en el hogar, cloro, mal uso de cloro, covid 19, uso del cloro para coronavirus

Imagen 2. Liberación de gases por mezcla de productos de aseo.
Fuente: nzdl.org/cgi-bin/library.cgi[3]

Es importante reconocer que las sustancias químicas pese a ser sustancias de uso doméstico tiene un peligro asociado a su composición, por tal razón no solo es importante identificar la eficacia o capacidad de desinfección, también debemos conocer los riesgos que implica el uso inadecuado.

En lo posible debemos tratar de hacer uso de esas sustancias en diluciones y emplear elementos de protección personal como gafas de seguridad y guantes de nitrilo o caucho, siempre evite el contacto directo, leer la etiqueta del producto, informarse antes de adquirir un producto y siempre hágalo en varias fuentes confiables.

Referencias

  1. European Chemicals Agency. Recuperado de https://echa.europa.eu/information-on-chemicals/cl-inventory-database/-/discli/details/86244
  2. European Chemicals Agency. Recuperado de https://echa.europa.eu/information-on-chemicals/cl-inventory-database/-/discli/notification-details/76663/1423142
  3. United Nations. Globally harmonized system of classification and labelling of chemicals (GHS). Sixth revised edition. 2015

Autor:

JULIAN E. GARCÍA NOGUERA

Lic. Química – U. Distrital

Especialización en Higiene Seguridad Y Salud en el Trabajo HSST – U. Distrital

Maestría en Educación – Universidad de los Andes

Asesor en Seguridad Química

e-mail: jgarcia@gestiondelriesgo.org

Cel: 3153783160

Fundación para la Gestión del Riesgo – FGR


[1] SGA. Metodología obligatoria para la clasificación de peligros de sustancias químicas en Colombia y otros países

[2] Recuperado de: https://www.insst.es/documents/94886/361613/DDC-DER-01.+Ezcema+al%C3%A9rgico+de+contacto+A%C3%B1o+2012.pdf/a197ed6e-89d3-4830-9ab8-f95760f8656d

[3] Recuperado de: https://www.google.com/url?sa=i&url=http%3A%2F%2Fwww.nzdl.org%2Fgsdlmod%3Fe%3Dd-00000-00—off-0cdl–00-0—-0-10-0—0—0direct-10—4——-0-1l–11-en-50—20-about—00-0-1-00-0–4—-0-0-11-10-0utfZz-8-00%26cl%3DCL1.112%26d%3DHASH6710fa6de7e2fc8ada357b.6%26gt%3D1&psig=AOvVaw0nZPLdWrzVp7TlS7oJ8sR2&ust=1586027408292000&source=images&cd=vfe&ved=0CAIQjRxqFwoTCMDglsr8zOgCFQAAAAAdAAAAABAD

Deja un comentario